Vamos por China

 

La semana pasada , fui a ver a un socio en Nueva York , quien me invito a su casa para pasar una semana en estos días de verano , donde podríamos relajarnos y hablar de nuestro negocio que pronto lanzaremos en China.

Este negocio es uno con el cual ya hemos tenido tremendo éxito en toda América Latina y el caribe con una idea que comenzó mientras tomaba el sol en Acapulco el verano de hace tres años cuando mi vida estaba apunto de descender en un abismo del  cual no habría salida.

Al estar relajándome aquel verano en el hermoso puerto , viendo y pensando que hacer con mi vida tras haber perdido mi empleo y mi casa  estando casado , pensé por alguna razón en la falta del conocimiento de la idioma ingles que hay en México y en Latinoamérica y las pocas y malas herramientas que existen en esta zona del mundo.

En ese momento , recordé una conversación que tuve con un amigo mío programador sobre la falta de personal que hay en su empresa con capacidades de habla inglesa , y lo necesario que es esta lengua , si bien en todo , especialmente en el campo de la informática.

Asimismo , recordé que me había dicho que desde hacia ya casi un año estaba ya muy inconforme con su trabajo por lo que estaba pensando seriamente en cambiarse a otro lugar , el único problema era que todos los lugares donde había ido secretamente , parecían ser iguales o peores a su lugar de labor en aquellos remotos días.

Combinando estos dos trenes de ideas ,  extrañamente , pensé en una maquina que se pueda instalar en los monitores de las computadoras que enseñen ingles individualmente a los dueños de las mismas de una forma personalizada donde el programa conozca al usuario y le enseñe a todos de manera distinta e individual.

Al emplear un análisis un poco mas profundo , pude ver que la idea no estaba descabellada , ya que el programa podría perfectamente bien , por medio de cuestionarios didácticos , conocer las fortalezas y debilidades psicológicas y académicas de los usuarios y saber como cerrar los espacios entre las mismas para poder así  conseguir resultados óptimos.

Al llegar a México , le hable a mi amigo y le platique sobre estas bases de idea , mismas que le resultaron muy atractivas , por lo que junto´ a todo un equipo de programadores y resulto´ en una implementación de esfuerzos muy fructífera. En tan solo 5 meses el programa estuvo listo con todas sus cortinas de aprendizaje.

Los resultados fueron abrumadores , y después de muchas pruebas de carácter muy riguroso finalmente la lanzamos al mercado en Colombia. Poco tiempo después 8 de cada  10 oficinas en Colombia contaban con nuestro programa de instrucción personalizada de ingles.

Tras el gran éxito en Colombia , nos expandimos a Brasil , Argentina y Chile teniendo los mismos resultados terminando en México y el Caribe.

Ahora vamos por China.