Fin de semana fuera de lo normal

Recientemente realice un viaje con la familia salimos muy temprano con la maleta lista, con todo lo necesario para acampar, unos días antes tome algunas precauciones, lleve el carro a revisión con el mecánico para que le hiciera un revisión general pues no quería tener ningún tipo de contratiempo que me sorprendiera o llegase a arruinar nuestros planes, así que deje mi auto ahí un par de días para que le realizaran un servicio completo. Posteriormente ya era cuestión de hacer maletas y revisar que no olvidáramos nada. Una vez con todo ya previsto salimos muy temprano antes del amanecer para no tener que manejar tantas horas bajo los rayos del sol.

Ya en el trayecto mientras yo manejaba y los niños dormían; tuve unos instantes para reflexionar en lo que estaba viendo e imagine como sería un viaje sin ningún tipo de señalamientos viales, me pareció tonto pensar en algo tan descabellado por lo que rápidamente recobre la concentración en mi trayecto y deje de fantasear por que  el camino hacia las grutas de Tolantongo es bastante complicado y este necesitaba toda mi atención pues mi familia dependía de que no me distrajera pues estando al volante cualquier descuido u omisión en el recorrido puede llegar a ser fatal.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los niños estaban muy emocionados con este viaje, en realidad todos lo estábamos la idea de pasar unos días en la naturaleza alejados del bullicio, la contaminación y el estrés emociona a cualquiera, durante el recorrido íbamos cantando canciones contando chistes y disfrutando del paisaje.

Finalmente arribamos al campamento e inmediatamente dimos un vistazo para elegir el mejor lugar e instalar nuestra casa de campaña nos decidimos por un lugar muy cerca del paso del rio pues deseábamos que al anochecer y mientras intentásemos dormir, pudiéramos escuchar el relajante sonido del agua del rio, el cielo repleto de estrellas tan luminosas y la luz de la luna, era un paisaje incomparable.

En el lugar no permitieron encender una fogata ya que teníamos la inquietud de poder quemar unos bombones mientras contábamos algunas leyendas urbanas que le dieran un toque de suspenso e intensidad a la velada.

Al dia siguiente recorrimos gran parte del lugar, los arroyos y manantiales, nos metimos a sofocarnos en las pozas, nos sumergimos en la gruta, dimos un recorrido a caballo por los alrededores, cocinamos carnes a la leña,  pero la naturaleza compenso absolutamente todo es un verdadero respiro. Disfrutamos de un largo fin de semana que fue muy placentero, estar unos días relajados, tomando aire y sol sin preocupaciones.

Rápidamente pasaron los días de descanso estando ya en camino de vuelta a casa en el trayecto mientras manejaba volví a tener la idea de la relevancia de todas las señalizaciones de tránsito, el saber que si no fuese por estas, en un punto del camino me hubiese perdido.

Ya estando en casa más tranquilamente reflexione más a fondo en el tema note que sin duda no solo sirven para indicar un trayecto a seguir para llegar a un lugar determinado. Va más allá de este ínfimo alcance ya que los señalamientos viales nos informan y guían a cualquier persona ya sea  conductor ciclista, motociclista, pasajero o transeúnte sin importar el idioma que se tenga pues las señales o símbolos son perfectamente legibles.

Estos letreros o señalamientos son instalados en lugares estratégicos ya sea en carreteras o viabilidades principales o secundarias y tienen como característica ser muy visibles de colores que se distinguen a la perfección incluso en la oscuridad gracias a que tiene pinturas reflejantes o fluorescentes por lo que son efectivas en su misión de protección e información.

El hombre ha tenido muchos inventos que han logrado hacer más útil y eficiente la convivencia o simplemente la forma de tomar un paseo obteniendo como resultado el poder minimizar los daños en una eventualidad de índole catastrófica.

Afortunadamente mi viaje fue totalmente divertido e inolvidable para mi familia.